RECLAMACIONES Y DENUNCIAS

  RECLAMACIONES
 Consiste en concretar una pretención para obtener un resarcimiento por los daños o perjuicios originados por el cumplimiento defectuoso o por el incumplimiento del contrato de adquisición de un bien o la prestación de un servicio.

  DENUNCIAS
 Tiene por objeto poner en conocimiento de la autoridad administrativa las infracciones en materia de consumo. Estas serán objeto de las sanciones administrativas correspondientes, previa instrucción del oportuno expediente, sin perjuicio de las responsabilidades civiles, penales o de otro orden que pueden concurrir.

 ¿Quien puede reclamar en la OMIC?

 El artículo 1 de la Ley 26/1984 General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, establece que son consumidores y por tanto pueden reclamar las personas físicas o jurídicas, que adquieran alguna cosa o utilicen algún servicio para su propio consumo, utilización, provecho o gasto.

 PUEDE RECLAMAR SI COMPRA UN LIBRO PARA LEERLO, UNA LAVADORA PARA LAVAR SU ROPA O SUS PROPIOS DISCOS PARA SU COLECCIÓN

Por tanto, ¿quien no puede reclamar en la OMIC?. No puede reclamar quienes no actúan como consumidores finales, y adquieren cualquier producto o utilizan algún servicio para producir otros bienes o productos o para volver a venderlos, integrándolos en procesos de comercialización a terceros.

 NO PUEDE RECLAMAR SI COMPRA UN LIBRO AL EDITOR PARA VENDERLO EN SU LIBRERÍA, ADQUIERE LAVADORAS PARA SU NEGOCIO DE TINTORERIA O COMPRA DISCOS PARA PONERLOS EN SU DISCOTECA

 ¿Como puede reclamar en la OMIC?

 1.- Presente la reclamación personalmente en la OMIC, por el registro del Ayuntamiento correspondiente o remitiendo la reclamación por correo. Si acude a la OMIC, antes de efectuar la reclamación, le informarán y asesorarán al respecto.

 2.- Debe acreditarse con su nombre, D.N.I., dirección y teléfono de contacto.

 * Igualmente, debe identificar claramente el establecimiento al que reclama, con su nombre y dirección.

 * Detalle brevemente las causas de la reclamación y, sobre todo, no se olvide de concretar lo que solicita (devolución de dinero, cambio del producto, arreglo de la avería, etc.)

 * Por último, acompañe su reclamación con fotocopias de todos los documentos que posea (facturas, contratos, resguardos, etc.) Son muy importantes para que pueda prosperar la reclamación.

Antes de acudir a la OMIC, solicite las hojas de reclamaciones en el establecimiento, en ella podrá exponer el motivo de su queja y el comerciante podrá dar su versión de los hechos. No olvide que todos los comercios y empresas de servicios deben tener dichas hojas de reclamaciones a disposición de los clientes.

  La actuación de la OMIC

 En la OMIC, le informarán si los hechos denunciados son motivo de reclamación, y si es así, le ayudarán a plantearla, admitiéndola y registrándola. Si su reclamación la ha enviado por correo o a través del registro del Ayuntamiento, será estudiada y, en cualquier caso, proceda o no, será contestada por escrito.

 Si la empresa reclamada no tiene su domicilio social en el término municipal, será remitida a la OMIC del municipio que le corresponda o a los Servicios Territoriales de la Comunidad Autónoma donde radique su sede social.

 Si por el contrario se trata de un establecimiento de este municipio, los servicios de inspección de la OMIC, lo visitarán exponiéndole el motivo de la reclamación y mediarán entre ambas partes para intentar llegar a un acuerdo, previo a la tramitación.

 Si la mediación resultara POSITIVA, es decir cumpliendo la pretensión del reclamante, se informará al mismo del acuerdo propuesto por el reclamado.Si la mediación resultara NEGATIVA, es decir no hay acuerdo para alcanzar la pretensión del reclamante, y se detectan infracciones en materia de los derechos de los consumidores se incoará el correspondiente expediente sancionador.

Cuando no hay acuerdo entre las partes, el conflicto puede someterse a La Junta Arbitral de Consumo.