la fiesta del vitor
los caballos del vitor
galeria fotográfica
archivos multimedia
 
 

En la fiesta del VITOR, los caballos tienen gran relevancia. Su papel se basa en ser el medio de transporte en la Edad Media, utilizado por los Caballeros de la Orden de Santiago para recorrer el priorato de Uclés, al cual pertenecemos.

Los priores llegaban a la Encomienda de Horcajo, a lomos de sus caballos, portando el estandarte de la Inmaculada, a la cual vitoreaban sin cesar durante todo el tiempo que tardaban en recorrer la población. Esta historia viva se mantiene y perdurará por los tiempos de los tiempos.

El caballo es el único destinatario de la vestimenta que se mantiene en la fiesta. Está adornado con numerosos atalajes, los cuales son realizados por las personas de la población y aportados por cada uno de los caballeros.

La fortaleza física del animal es importante, pues debe resistir la procesión más larga de la Cristiandad, unas 22 horas continuadas, soportando los rigores del invierno, pues debe permanecer en la noche y día del 7 y 8 de diciembre, aguantando los embistes de la muchedumbre enardecida que quiere acercarse a los caballos.

ADORNOS:

Pecho petral, decoración del pecho del caballo, con la cruz de Santiago en el Centro. Recuerda a las protecciones que se empleaban en los caballos de guerra. ( La Orden de Santiago tuvo a su cargo la repoblación de esta zona, cuando el rey Alfonso VIII reconquistó la provincia de Cuenca. Lucharon contra los árabes en numerosas escaramuzas.)


Cabezada con bordados, escarapelas y espejos, en el color azul virgen purísima. Está rematado con un borlón en el centro de la cabeza. Rememora la cabezada árabe de los guerreros moriscos. Es una manera de significar el triunfo de la Cristiandad, y en especial de la Virgen, sobre Alá y los árabes.
Silla. Es la que más remodelaciones ha sufrido, por la adaptación a los tiempos de la misma, no obstante, se emplea la antigua silla vaquera, la más parecida a la medieval, con su concha elevada y el forro de lana, los estribos son los típicos de hierro que cubren todo el pie.
Mantilla. Cubre la grupa del caballo, y está profusamente adornada con bordados realizados a mano, con motivos diversos, todos alegóricos a la Virgen y a la Orden de Santiago. Él único requisito es el reborde flecos.
Baticola. El adorno de la cola, con un lazo en colores azules.
EL BOMBA

En los años 50, y algunos años más, fue el caballo llamado Bomba, quien tuvo el honor de portar el estandarte de la Virgen durante muchos años de su vida. El caballo pertenecía a una de las fincas más importantes de Horcajo, la denominada Cueva Plaza. Cuando ya, por la edad y la debilidad física, avanzaban, el caballo dejó de prestar el servicio encomendado cada 7 de diciembre, pero él no olvidaba su cita, y escapándose de su cuadra, con puntualidad asombrosa, se presentaba a las ocho de la tarde en la puerta de la Iglesia, para continuar con su misión en esta vida, portar el estandarte. Esta cita la mantuvo durante el resto de su vida, recorriendo cada 7 de diciembre los 12 kms que separaban su cuadra del pueblo.

El Bomba era de color blanco, y permanece vivo en todos los corazones horcajeños.